Una tarde, un verano (fragmento)Erskine Caldwell

Una tarde, un verano (fragmento)

"Después de que Grover había conducido su gran sedán azul oscuro del garaje y lo había dejado en el camino de entrada con el motor prendido, observó una expresión tensamente preocupaba en el rostro de Jim Whittaker.
Eso fue cuando Jim dijo que sería demasiado peligroso que vieran a Jeff montado en el carro por las calles de Wolverton, o siquiera tratando de ocultarse en el asiento de atrás y dando una vuelta por un atajo, y que la única manera segura de llevarlo a Tupelo esa noche sería llevarlo en la maleta del carro al menos hasta que estuvieran varias millas fuera de Wolverton. La única manera de pasar por Wolverton, como bien lo sabían, era tomar una carretera de tierra poco usada que hacía un amplio círculo alrededor del pueblo y se unía a la carretera principal varias millas al sur cerca de Bushy Creek.
Grover estuvo al punto de acuerdo en que esa sería una prudente precaución. Mientras él buscaba un delgado colchón para poner en la maleta, donde Jeff pudiera descansar, Jim abrió un agujero en el piso para que Jeff pudiera tener suficiente aire fresco mientras tuviera que permanecer encerrado en la maleta.
Mientras aguardaban a Jeff, Jim dijo que iría a Wolverton un poco más tarde y les diría a Pete y Mary Lawson que no se preocuparan si Jeff no volvía a casa esa noche, y les explicaría que había sido enviado de viaje fuera de la ciudad por un tiempo. Dijo que trataría de tranquilizarlos sobre la seguridad de Jeff donde estaría y no decir nada más en caso de que alguien fuera a verlos y tratara de averiguar si sabían dónde estaba Jeff.
Era el crepúsculo cuando Jeff regresó a los establos y le dijeron lo que se iba a hacer. Estaba demasiado asustado para decir mucho cuando Grover le explicó que estaba preocupado por las amenazas de Mike Devlin y que tenían que irse de Wolverton antes de que hubiera una oportunidad de que algo malo le fuera a pasar. Mientras Jeff se metía en la maleta del carro, Grover le dijo que no hiciera ningún ruido si tenían que parar en el camino y alguien golpeaba la maleta y lo llamaba por su nombre. Grover le dijo que él abriría la maleta tan pronto como estuviera seguro de que habían ido lo bastante lejos de Wolverton de manera que no hubiera peligro en salir y montarse en el asiento delantero. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com