Sobre los deberes (fragmento)Marco Tulio Cicerón

Sobre los deberes (fragmento)

"Habiendo dos géneros de hermosura, en el uno reside la gracia y en el otro la dignidad. El primero es más propio de la mujer; el segundo, del hombre. Apártense, pues, de nuestro exterior todo ornato no digno del hombre y cualquier vicio semejante en el gesto y en el movimiento. Pues incluso los movimientos que se aprenden en la palestra son afectados y por ello un tanto odiosos, y algunos gestos de los histriones no aparecen carentes de estupidez y en ambos casos resulta agradable todo lo que es natural y sencillo. La dignidad del aspecto debe conservarse con un colorido sano, y el color con los ejercicios del cuerpo. Debe cultivarse también la limpieza, no afectada ni exquisita, pero sí que quite todo aspecto grosero e inurbano. La misma norma hay que aplicar al vestido, en el cual, como en tantas otras cosas, la justa medida es lo mejor.
En el andar es necesario guardarse de una lentitud blandengue, de forma que demos la impresión de las carrozas de las procesiones; o por el contrario, cuando el tiempo nos apremia, vayamos tan deprisa que respiremos afanosamente, o se nos mude el color de la cara y se nos altere el semblante, pruebas evidentes de que falta gravedad de espíritu. Pero mucho más hay que esforzarse para que no se aparten de la naturaleza los sentimientos del alma, cosa que conseguiremos si tenemos precaución de no caer en conmociones y desalientos y si mantenemos las almas atentas a la conservación del decoro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com