Exit (fragmento)Alicia Giménez Bartlett

Exit (fragmento)

"Paracelso enganchó al vuelo medio pollo gelatinoso que casi se le deslizaba entre las manos y siguió comiendo mientras Matea empezaba a traer las frutas en macedonia, los pasteles, las cajas de bombones y el marrón glacé. El doctor Eugenius apiñó con mimo sobre el hielo las botellas de champán y las cubrió con un paño blanco. Todos los habitantes de EXIT se dejaron llevar por la magia de los dulces que aparecían ante ellos, ahítos ya, recordándoles que comer no era una necesidad ni lo sería nunca en EXIT, efímera Jauja organizada y feliz. Léonard intentó indignarse un poco mientras cogía un bombón rechoncho y glotón con las puntas de los dedos: « ¿Qué pretenden, que reventemos?». El champán espumeó moderadamente en las copas. Paracelso puso unos dulces sobre su plato repleto de frutas y revolvió el conjunto con la cuchara como si se tratara de un guisado de patatas. Luego lo comió con delectación, en cucharadas desbordantes, y los jugos y almíbares se le escaparon por las comisuras de los labios. Cuando hubo vaciado un segundo plato de la misma mezcla, eructó. Madame Tevener no pudo contener un gesto de asco. El doctor Eugenius servía su delicado champán en las copas talladas, procurando salvar los oídos de los comensales de los innobles ruidos de Paracelso. Pero era inútil, Paracelso Pasteur había acabado de devorar su improvisada sopa de dulces y después de haber vaciado de tres tragos limpios tres largas copas de champán, alzó su receptáculo vacío y con su voz atronadora pidió hablar. Eugenius, sin duda, previó e intuyó la catástrofe vecina, pero su rapidez de reflejos no iba a salvarlos de nada. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com