Tanta gente, Mariana (fragmento)María Judite de Carvalho

Tanta gente, Mariana (fragmento)

"Lo cierto es que inevitablemente me siento mareada en los barcos y apenas puedo masticar un pedacito de pan sin que me sepa mal. Soy plenamente consciente de mí misma y todo lo que rodea a mis jugos linfáticos. Así que asqueada de mí misma hube de irme a la cama con la penosa sensación de estar empapada. Mi estado de ánimo era una mezcolanza entre la tácita calma y una desesperada ansiedad. A veces me siento cautiva de una soledad inmensa. Tiendo a volverme en todas partes y sólo estoy yo misma. Pero mis ojos han visto lo suficiente y enseguida me doy cuenta de que realmente no tengo nada que decirme a mí misma. Nada más. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com