Epítome del Antiguo y Nuevo Testamento (fragmento)Jean Nicolas Loriquet

Epítome del Antiguo y Nuevo Testamento (fragmento)

"El demonio que ya había sido arrojado del cielo en castigo de su orgullo, celoso de la dicha de nuestros primeros padres resolvió perderlos con toda su posteridad. Disfrazado bajo la figura de serpiente, se dirigió a Eva, como más débil, y la persuadió que si comían de la fruta prohibida, se abrirían sus ojos y alcanzarían lo mismo que Dios, la ciencia del bien y del mal. Eva, seducida por las promesas del tentador, come del fruto fatal, y se lo ofrece a Adán su consorte; el cual por, una débil complacencia con su mujer incurrió en la misma desobediencia. Al instante fueron abiertos sus ojos, pero de un modo muy diferente al que esperaban pues vieron el bien que habían perdido, y la desgracia a donde les había precipitado su crimen. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com