Remedio contra el veneno turco (fragmento)Nikola Zrinyi

Remedio contra el veneno turco (fragmento)

"¡Ni os plantéis siquiera causar daño alguno a los húngaros! ¿Acaso no advertís el cruento peligro que se cierne sobre la nación magyar? ¿No sois capaces de sentir el oneroso pesar del corazón feneciente? ¿No trataréis al menos de insuflar un último aliento a quien se ve amenazado por la muerte? Debo mantenerme firme y vigilante, ¿o vislumbraréis vosotros el mal que nos asola? Es difícil para mí afrontar indemne esta contienda, pero si el mismo Dios enardeció mi corazón de amor por la patria, clama y brama de esta manera: «Escuchadme, aquellos de vosotros que vivís en la tierra húngara, aquellos de vosotros a los que se os revuelven las entrañas a causa del ígneo temor de un oscuro porvenir». A vuestra sabia decisión me encomiendo, porque Dios es grande, y no nos permite conciliar el tranquilo sueño si el cuerpo de nuestra nación mana sangre, tal como fuera escrito por el propio Ezequiel. La daga, sustentada por la mano de Jehová, ha de permanecer vigilante en socorro y auxilio de las ánimas que perecerán. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com