La ciudad maravillosa (fragmento) Coelho Netto

La ciudad maravillosa (fragmento)

"Los buitres volaban en círculo acechando cualquier vestigio de carroña mientras los desorientados pájaros piaban con triste reclamo, posándose en fuliginosas ramas, buscando quizás los nidos.
En ciertos puntos de aquella tierra árida e inhóspita fumigaban las brasas, un estallido de llamas. Era la reminiscencia del fuego. La enardecida tierra semejaba un crepitante horno. Le daba paso a las bestias, sorteando troncos y árboles talados que ardían a causa de la coivara. Crujían los estertores de un árbol tumbado sobre el lecho de sus raíces.
-Aquí la tiene, su ciudad maravillosa. Otrora fue una ciudad muy linda. Fíjese ahora. Vanas ilusiones... Adriana se había quedado muda. No fue la tala de árboles, ni aquellas pardas cenizas, aún calientes, ni los denigrados troncos, o aquellas ramas cuya rechinante savia conmovía el ánimo, ni el resplandeciente fulgor de aquella ciudad maravillosa, sino el recuerdo de la escena de las carreteras en torno a la seducción del hombre que la reclamaba en la distancia.
Y en su imaginación no pudo evitar comparar su sino con el de aquellos indefensos árboles y la de toda aquella tierra calcinada y tamizada de miseria después de unas breves horas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com