La candidatura de Rojas (fragmento)Armando Chirveches

La candidatura de Rojas (fragmento)

"La muerte de Artero conmovió profundamente a la reducida sociedad de la villa. Para unos sólo un impulso criminal podía haber determinado a Perpetua Moreira a oprimir el resorte que debía dar salida al proyectil. Para otros, eran el acaso, la casualidad, el destino; todas esas entidades abstractas creadas por la fantasía humana, a las cuales se atribuye una injerencia más o menos directa en la vida de las personas, las que misteriosamente, por un fatalista cúmplase de puño y letra de un autócrata invisible, habían encaminado aquel proyectil de acero a albergarse en el robusto pecho del buen mozo.
Algunos calificaban a la homicida como a una criminal sin corazón y sin entrañas, otros la conmiseraban, la creían pobre víctima de su mala estrella, o, como decía el poeta Rodríguez, inocente ejecutora de su negro sino.
El entierro tuvo proporciones extraordinarias. En la imprenta de La Voz del Pueblo se timbraron con singular esmero las esquelas fúnebres con que el vecindario de la población debía ser invitado para concurrir a la traslación de los restos mortales del malogrado Artero, y a las cuatro de la tarde, hora en que debía partir el cortejo toda la gente de valer, vestida de riguroso luto, se agrupaba junto a la casita alegre, con ventanas andaluzas de reja y enredaderas, en la cual se veía la colgadura negra balanceándose mecida por la fresca brisa de abril. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com