La fragata Surprise (fragmento)Patrick O'Brien

La fragata Surprise (fragmento)

"La gélida temperatura se tornaba extrema, a causa del viento procedente del este, desde las frías corrientes sitas entre Tristán y el Cabo; El «perezoso» se vio sorprendido por este cambio, de modo que la tripulación empleó su tiempo bajo cubierta. Jack se hallaba en su cabina, estudiando la carta de navegación con mucha menor satisfacción de la que hubiera esperado en un principio. Un serio problema con el palo mayor los abocaba a una inevitable lentitud en el progreso del navío, además del temor por los incontables vientos que ni siquiera de noche les daban tregua. En todo ello pensaba mientras bebía un vaso de grog. Stephen se encontraba en el palo de mesana, enseñando a Bonden cómo registrar los datos y escudriñar el mar en busca de los primeros albatros. El «perezoso» parecía querer desentumecerse. En un momento dado, alzando la vista, Jack lo contempló fijamente y en su rostro se dibujaba una expresión rayana en la preocupación y la ansiedad.
-«Tráeme otro pedazo, viejo gallo» -dijo, humedeciendo su pastel salado en el grog y dándole un bocado. «Deberías ponerle algo más de corazón, algo más de tu parte».
El «perezoso» cerró sus ojos, aceptó la amabilidad del capitán y suspiró de nuevo.
Algunos minutos después sintió un leve temblor en sus rodillas. En el ínterin el "perezoso" se había alzado y se hallaba de nuevo firme, en pie, y sus pequeños y brillantes ojos miraban directamente a la cara, expectantes. Una mayor cantidad de pastel salado y grog incrementó el grado de confianza y autoestima. Después de esto, tan pronto como dejara de repiquetear el tambor, el «perezoso» se reuniría con él, emprendiendo una veloz carrera con sus desiguales extremidades. Se le dio su propio plato, al que se agarraría con sus garras para que aquellos labios perdidos en una redonda faz pudieran beber (su lengua era demasiado corta para dar cuenta del líquido menjunje a lengüetazos) De hecho, en ocasiones se inclinaba sobre el vacío en el momento de la dormición. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com