Historia de la llanura esplendente (fragmento)William Morris

Historia de la llanura esplendente (fragmento)

"De tal suerte las mujeres los llevaron bordeando el riachuelo, y Hallblithe caminó al lado del Águila del Mar; en cuanto a aquéllas, volvían a sentirse alegres, jugando y corriendo alrededor de ambos como cabritillas, cruzando a pie desnudo los bajíos del límpido arroyuelo para quitar de sus miembros la sal del mar, y perdiéndose entre los prados, donde arrancaban flores para hacer guirnaldas y coronas con las que adornarse y, también, para ponérselas al Águila del Mar, pero no a Hallblithe, porque aún lo temían. Y así prosiguieron mientras el arroyuelo los conducía hasta las colinas, donde los prados que rodeaban a éstas eran más hermosos y floridos que los anteriores, si es que tal cosa es posible. Vieron gente en lontananza y no se juntaron con nadie durante un buen rato, excepto con un hombre y una doncella vestidos de manera liviana, tal y como corresponde a los días de mediados del verano, que vagaban juntos en amor y compaña junto a la ribera del riachuelo, mirando sorprendidos a la robusta Águila del Mar y a Hallblithe con su reluciente lanza. La damisela de negra cabellera los saludó y les dijo unas palabras, y ellos rieron de alegría, y el hombre se agachó entre las hierbas y las flores de la ribera y sacó una cesta, disponiendo primorosas vituallas en la hierba situada bajo un álamo y rogándoles a todos que aceptasen su invitación en aquel agradable atardecer. De tal suerte, todos se sentaron en aquel lugar desde donde podían ver el rutilante arroyo y comieron, bebieron y se divirtieron. Tras de lo cual, los recién llegados y quienes los conducían se alejaron de ellos con amables palabras y volvieron sus rostros hacia las colinas.
Finalmente vieron ante sí una pequeña colina cubierta de árboles bajo la cual había algo de color rojo que centelleaba y otras cosas que resplandecían bajo el sol con mucho colorido. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com