Lady Macbeth de Mtsensk (fragmento)Nikolái Leskov

Lady Macbeth de Mtsensk (fragmento)

"Serguéi caminaba con un pañuelo color punzó enrollado en el cuello y se quejaba de que algo le hacía daño en la garganta. Pero antes de que llegaran a cicatrizar las marcas dejadas por los dientes de Zinovi Borísych en el cuello de Serguéi, se empezó a echar en falta al marido de Katerina Lvovna. El propio Serguéi empezó a hablar de él con mayor frecuencia que el resto. Se sentaba por las tardes con los jóvenes en un banco junto a la cancela y empezaba: «Bueno, chicos, ¿y cómo es que a estas alturas el señor no ha regresado?».
Los otros jóvenes también estaban sorprendidos.
Y entonces desde el molino llegó la noticia de que el amo había alquilado unos caballos y que hacía tiempo que había partido por el camino que iba a su casa. El cochero que lo había llevado decía que Zinovi Borísych parecía estar trastornado y dejó que se fuera de una forma un poco extraña: no estaban ni a tres verstas de la ciudad, cerca del monasterio, cuando se bajó del carro, cogió su talega de cuero y echó a andar. Al oír esta historia, todos se sorprendieron aún más.
Zinovi Borísych había desaparecido; no había nada más que decir.
Salieron en su búsqueda, pero no encontraron nada: pareciera que al mercader se lo hubiera tragado la tierra. De la declaración del cochero, al que habían arrestado, sólo se sabía que cerca del monasterio, a orillas del río, él se había apeado y había echado a andar. El asunto no se aclaró y, mientras, Katerina Lvovna continuó su vida junto a Serguéi, libre, gracias a su condición de viuda. Muchos se aventuraron a decir que Zinovi Borísych estaba aquí o allá, pero éste seguía sin regresar y Katerina Lvovna sabía mejor que nadie que no había forma de que pudiera regresar.
Pasó un mes, otro y un tercero, y Katerina Lvovna empezó a sentirse grávida. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com