Mi primo, mi gastroenterólogo (fragmento)Mark Leyner

Mi primo, mi gastroenterólogo (fragmento)

"Mientras se acercaba la fecha de mi ejecución, hubo problemas en el corredor de la muerte. A un preso se le denegó su petición de última comida –beicon y huevos cocidos, tostada de pan de centeno y patatas fritas– porque excedía los límites de colesterol establecidos por la Unidad Operativa para el Estilo de Vida y el Bienestar en las Prisiones dirigidas por el Presidente.
[...]
El tipo tenía todo tipo de problemas físicos: era mitad humano, mitad topo y parte cyborg, supongo, porque tenía un pene con la punta de fibra de nylon y testículos de carburo de tungsteno de larga duración y tenía que ponerse inyecciones de células de feto de cordero y tomar baños de asiento de ácido clorhídrico todos los días o la mitad topo superaría a la mitad humana y los tratamientos lo ponían bastante malhumorado y caprichoso. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com