En la ciudad he perdido una novela (fragmento)Humberto Salvador

En la ciudad he perdido una novela (fragmento)

"El novio rico es un advenedizo que apareció en la farsa, sin que lo llamara nadie. No lo ha nombrado el amigo. Debo prescindir de él, facilitándole un viaje ilusorio, truco que es corriente en la técnica novelesca. Convertido en un prestidigitador, lo liquido obligándole a desaparecer por un foro oculto.
La concepción de un libro obliga a efectuar un proceso arbitrario de selección. Hay personajes que nacen y triunfan por sí mismos. (Victoria). Tienen otros una vida fugaz, que queda apenas como un recuerdo emocional. Las múltiples novelas cerebrales se pierden dentro de sí mismas y una sola, la más afortunada que siempre es menos bella, adquiere corporeidad.
En el aire flota la voluptuosidad de una plegaria:
-Bésame con el beso de tu boca-
María del Carmen pudo estar diluida en un beso de su boca.
El amigo dio cierta continuidad a sus amores, pero su lógica quedó olvidada en la mesa del café.
Tiene que trabajar mi fantasía, reconstruyendo un todo arbitrario de fragmentos de realidad.
Actuará igualmente la memoria, que tampoco es escrupulosa, pero se disculpa diciendo que son involuntarios sus errores.
Reunión de elementos heterogéneos, de los cuales puede brotar una extraña combinación.
Victoria empieza a interesarse por ella. Fina será siempre indiferente. Puede ella vivir en la belleza pálida o en la belleza morena.
Había surgido un lazo entre los dos: el arte. Ambos amábamos la transparente emoción. Adquirió ella corporeidad. Hubiéramos podido evocarla como una fragancia, en cuyo espíritu palpitaran jirones de nuestras almas.
El desdén primero fue seguido de un pequeño interés. María del Carmen, ante el piano podría recordarme.
...Y así explicó el porqué volvió donde ella. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com