Casi humano (fragmento)Robert Bloch

Casi humano (fragmento)

"Junior estaba frente al pizarrón, sosteniendo un trozo de tiza en su mano derecha. El diminuto fragmento blanco estaba torpemente apresado entre dos dedos metálicos, pero el brazo ingeniosamente articulado de Junior se movía hacia arriba y hacia abajo con el sancionado movimiento spenceriano, mientras garabateaba laboriosamente una frase tras otra en la pizarra.
Junior estaba madurando. Durante las tres semanas últimas se habían operado notables cambios en el robot. Las piernas de acero ya no vacilaban con infantil indecisión.
Junior caminaba con paso firme, como un joven adolescente. Su grotesca cabeza de metal -un balón redondo con lentes de cristal en las cuencas de los ojos y una amplia boca similar a la abertura de un altavoz de radio- se mantenía erecta sobre el cuello metálico y giraba con perfecta coordinación.
Junior actuaba con una renovada determinación, últimamente. Por comparación, se había hecho muchos años mayor. Su vocabulario se había ampliado. Asimismo, las «lecciones» secretas de Duke rendían sus frutos. Sus conocimientos eran excesivos en relación con su edad.
Ahora Junior escribía en el pizarrón de su cuarto oculto, y los inescrutables mecanismos de su cerebro, química y mecánicamente controlado, guiaban sus dedos de acero mientras trazaba los irregulares garabatos.
[...]
Lola intentó apartar los ojos del objeto que él llevaba en su garra metálica. Era redondo y poseía la mueca burlona de Duke.
La última cosa que Lola recordó al desplomarse fue el sonido de la áspera voz del robot, que repetía sin cesar: «Te amo, te amo, te amo…» Lo curioso es que tenía un tono casi humano. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com