La abadía de Tintern (fragmento)William Wordsworth

La abadía de Tintern (fragmento)

"Estas formas bellas, después de una larga ausencia, no han sido para mí como un paisaje para el ojo de un ciego: con frecuencia, en habitaciones solitarias, y en medio del estrépito de pueblos y ciudades, yo les debo en horas de cansancio dulces sensaciones, experimentadas en la sangre, y sentidas en la profundidad del corazón, que recorrían el área más pura de mi conciencia como un plácido reconstituyente; sentimientos, además, de inolvidable placer, de una clase que quizá provoquen algo más que una ligera o trivial influencia sobre la mejor porción de la vida de un buen hombre: sus pequeños, anónimos, olvidados, actos de amabilidad y de amor. En nada inferiores, confío, a esos que puedo considerar otro regalo de aspecto más sublime; ese bendito estado en el que se alivian el yugo del misterio, y el peso y la fatigosa carga de todo este mundo incomprensible; ese sereno y bendito estado, en el que suavemente nos guían los afectos, hasta que con el aliento de nuestro esqueleto corpóreo, con el movimiento de nuestra sangre humana casi suspendido, nos abandonamos al sueño del cuerpo y nos convertimos en un alma viviente: y con un ojo fijo en el poder de lo armónico y en el profundo poder de la alegría, vemos dentro de la vida de las cosas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com