Las noches de Estrasburgo (fragmento)Assia Djebar

Las noches de Estrasburgo (fragmento)

"La tragedia, y tenéis que estar convencidos de ello, ahora que vamos a hacer el último pase de Antígona, la tragedia no es solo el relato de una catástrofe: tras la ineluctable serie de destrucciones, la muerte de Antígona, en su tumba, está ahí para intentar iluminar la verdad de todas esas muertes en marcha… Antes de la guerra civil entre los dos hermanos, antes de que cada uno de ellos muera a manos del otro, estuvo su condena por su padre; la horrenda verdad descubierta por Edipo, que debe pagar su doble falta, la del parricidio y la del incesto, y se saca los ojos y parte por los caminos, mendigando, objeto de oprobio, es cierto, pero regio sin embargo, maldito y regio… Ahora bien, recordadlo, aun en lo más profundo de su desgracia, Edipo, abandonado por todos, no está solo: su hija Antígona, adolescente, lo acompañará en su exilio, se convertirá en su guardiana… hasta su muerte, en Colona. Tomad conciencia, en esta obra, de esta ley terrible: Antígona, la que ha querido, pese a todo y contra todo, dar una sepultura al hermano abandonado, Antígona, dirigiéndose a la tumba, está por completo sola. Ella, la virginal, va sola hacia la tumba donde Creonte la condena a la asfixia, sola, con sus lágrimas. Su prometido, rebelándose contra Creonte, su padre, ha huido en el dolor y el delirio… De ese modo, Antígona, abandonada por los dioses y los hombres, se convierte en la figura por excelencia del sacrificio. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com