La señora Dalloway (fragmento)Virginia Woolf

La señora Dalloway (fragmento)

"«Tenía una idea perfectamente clara de lo que quería. Sus emociones eran siempre superficiales. Interiormente era muy sagaz: mucho mejor juez de las personas que Sally, por ejemplo y, con todo ello, sumamente femenina; con ese don extraordinario, ese don tan femenino de crear su propio mundo donde quiera que estuviese. Podía entrar en una habitación o, como le había visto hacer a menudo, detenerse en un umbral con mucha gente a su alrededor, pero siempre era de Clarissa de quien uno se acordaba. No porque fuese deslumbrante, ni tampoco hermosa; no había nada llamativo en ella; no decía nada especialmente inteligente; pero estaba allí, sin embargo; estaba allí. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com