La religión de la razón desde las fuentes del judaísmo (fragmento)Hermann Cohen

La religión de la razón desde las fuentes del judaísmo (fragmento)

"La redención del hombre «coram Deo» se ha llevado a cabo también de acuerdo con este precepto metódico fundamental: en concordancia con la autonomía de la razón moral. El concepto religioso de individuo humano sólo pudo obtenerse manteniendo ilesa la autonomía de la ética. Asimismo, la compasión, que nos permite descubrir al prójimo, concuerda metódicamente con el honor y el respeto, que son los afectos mediante los cuales la ética ha de engendrar al hombre.
En el ámbito de la ética, sin embargo, y en virtud de su método, al hombre no le queda más que identificarse con la humanidad. Pero para forjar este concepto ideal de hombre la propia ética tiene necesidad de complementos metódicos que trata de encontrar en la doctrina de las virtudes con el fin de aplicar dicho concepto a la experiencia histórica. En esta doctrina tiene que incluirse el amor, mientras que el afecto básico es sólo el honor, que equivale al respeto.
Así, pues, en el concepto de humanidad se incluyen mayorías relativas, de las cuales tienen necesidad el Estado, el derecho y la sociedad. Sólo cuando se trata del Yo la ética rechaza todo complemento que rebase la competencia de la autonomía de la voluntad pura. Por esto, la religión tuvo que intervenir precisamente aquí con los dos conceptos de pecado para definir al hombre y de perdón de los pecados para definir a Dios.
Tampoco para el concepto de Dios siente la ética necesidad de un complemento. La cuestión de Dios se agota para ella en la garantía que Él otorga a la moralidad sobre la tierra. La ética pura no se preocupa en principio por los defectos de la realidad de lo moral, puesto que su remedio seguro es la meta infinita. La cuestión de cuándo se conseguirá la meta le interesa tan poco como los grados de realización conseguidos en alguna época o por algunos especímenes particulares de la humanidad. Precisamente aquí interviene la peculiaridad de la religión con su hombre nuevo, en cuanto individuo, y con su nuevo Dios para el individuo. Pero la anatomía de la ética se consuma plenamente en estos dos conceptos, a saber, la humanidad y el Dios de la humanidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com