Los hebreos en Marruecos (fragmento)Manuel L. Ortega

Los hebreos en Marruecos (fragmento)

"No existen en Marruecos grandes edificios dedicados al culto mosaico. Las sinagogas son pequeñas salas de baja techumbre, con una sola puerta al exterior.
Sobre el altar, en el tabernáculo, dentro del arca sagrada se halla encerrado un ejemplar del Antiguo Testamento. Cómodos sillones y bancos ocupan el recinto; en la parte alta está la galería reservada a las mujeres hebreas. Una gran lámpara central es la del culto; a su alrededor, vasos de plata y de cristal cubren el techo. Cada lámpara es ofrecida a la memoria de un muerto, y su familia cuida de que esté todo el año encendida. De las paredes penden arquillas destinadas a recoger las limosnas.
Las snogas pueden ser públicas o privadas. Estas vienen a ser lo que las capillas particulares de los católicos.
Las oraciones que rezan diariamente los hebreos son tres: chahrüh, la de la mañana, de cinco y media a seis; minha, la de la tarde, a las tres, y arvith, la de la noche, al ponerse el Sol. Empiezan las oraciones todas con la formula: "Bendito y alabado Tú, Dios, Rey del Universo". En las sinagogas no entran otras mujeres que aquellas que, por su edad avanzada, no están sujetas a ciertos periódicos trastornos peculiares del sexo femenino, porque, según la Ley, quedan impuras y contaminan de impureza cuanto tocan. Las mujeres sólo pueden situarse en las galerías altas de las sinagogas. El día del Kippur es el único del año que tienen entrada en el templo las hijas de Eva, sin excepción de edad.
Los rabinos son los directores del pueblo hebreo en las diversas ciudades marroquíes. Su influencia es enorme. Además existen los chejes, o alcaldes de los Mel-lah. Tales son las autoridades hebreas. Las Juntas directivas de las Comunidades ejercen sólo funciones administrativas y de beneficencia. De ellas nos ocuparemos en el capítulo correspondiente.
Los grandes rabinos, los dayan directores, son generalmente elegidos entre los del país; algunas veces los contratan en naciones extranjeras. Las Comunidades de Austria, Rumania, Turquía, Hungría, Rusia y Polonia son, con la de Londres, los centros rabínicos mejor organizados en la actualidad. Sus yeshivoth son famosas.
Desde el año 1924 funciona oficialmente en el Marruecos español un Tribunal Rabínico, presidido por el sabio rabino don León Jal f en, con plena autoridad.
En Jassi (Rumania), donde habitan 40.000 hebreos del rito zoharista (hassidim), existen doctísimos rabinos.
En los seminarios o yeshivoth estudian los aspirantes al rabinato la ley escrita, el Talmud y la ley de boca, que se transmitió desde Moisés de generación en generación: la tradición llamada Cabala. A los catorce o quince años ingresan los alumnos en los yeshivoth. Salen nombrados rabinos o maestros de la Ley, a los veinticuatro o veinticinco años. Poco a poco van desapareciendo de Marruecos las familias rabínicas, en las que de padres a hijos se transmitían el cargo. Antes, pobres y ricos se dedicaban a los estudios de la Ley; hoy, casi exclusivamente los pobres. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com