Cartas escritas después del exilio (fragmento)Charles de Saint-Évremond

Cartas escritas después del exilio (fragmento)

"La moral no es la forma metódica que denota una límpida conciencia; de esa escuela he visto partir personas con el prurito de la seriedad y la integridad devenidas en ridículos adalides de la vanidad. Sólo las personas realmente honestas manifiestan ostensiblemente la tácita lección de que el único juez ante el que han de rendir testimonio sea su propio placer y a él tienden todas sus acciones. En determinadas circunstancias toda ayuda ha de ser recusada, excepto cuando tal afán revierta en el aprovechamiento de las mencionadas oportunidades.
Si llegaras a sentir la necesidad de terminar con tu vida, te ayudaré a leer e imitar a Séneca o quizás a ceder a la indiferencia suscitada por Petronio y tratar de adquirir la convicción de una firmeza que requiere mucho esfuerzo.
Si te sintieras decepcionado por la delación de la patria, no te aconsejaría leer la vida de los romanos que elegían morir en su nombre, pero ten en cuenta que sea cual sea el estado en el que te encuentras, tendrás que afrontar el yugo de la vida, aunque sus instantes cedentes no sean áureos, como naturalmente habrías de esperar, y desde luego una sabiduría errática no te permitirá afrontar el dolor de tus penas y tampoco podrás transferirlo a otras alteridades. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com