El mito gaucho (fragmento)Carlos Astrada

El mito gaucho (fragmento)

"A lo mejor, el despertar anhelado por Martín Fierro no consistía en definitiva, más que en soñar el mismo sueño en común con otros hombres, con sus paisanos, que topa a su regreso del desierto. Por lo demás, ¿estará ya próximo a despertar del sueño de la extensión el hombre argentino? ¿Será capaz de sacar fuerzas de su mito y alcanzar la plenitud de vigilia espiritual necesaria para constelar una cultura? ¿Podrá proponerse metas altamente valiosas y trazarse un programa de vida cuya consecución y logro le permitían acceder a la universalidad?
En todas sus andanzas, en su azaroso ambular, Martín Fierro se ha mantenido siempre fiel a la esencia de su ser; sabe lo que quiere y hacia dónde lo encaminan sus pasos, seguro de que nada lo desviará de su ruta, cuyas inflexiones sólo son dictadas por su soberana libertad interior; lo acompaña la certeza de que su coraje, ya probado, no lo abandonará ante ninguna circunstancia adversa o encrucijada de su mala suerte. De vuelta de su extrañamiento, es más vívida en él la conciencia de su misión: seguir haciendo punta en la lucha por la afirmación de nuestro mito, encarnándolo como su primer representante épico; apartar de sí, describiéndolos al primer golpe de vista, los fantasmas, sombras «bultos que se menean», para entenderse sólo con verdaderos hombres y la realidad de sus actos.
Viene poseído de la certidumbre de que tiene que enunciar razones fundamentales y definitivas, y lo hará con trazos sobrios y al aguafuerte. Va a reflejar una realidad críticamente, para enjuiciarla sin contemplaciones, teniendo por canon valorativo el ideal, defraudado, de una comunidad nacional justa y libre, asentada en cimientos argentinos y apta para una vida argentina. Ha visto bien la meta, y tras marcar el rumbo con lucidez, a ella se encamina sin una sola vacilación, como sonámbulo del sueño de un autentico destino. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com