La ciudad de los huéspedes (fragmento)Corrado Stajano

La ciudad de los huéspedes (fragmento)

"Se traslada el magistrado al Palacio de Justicia de Milán. «La obra arquitectónica más solemne y monumental de las dos décadas fascistas, aquella que es más significativa no tanto por su majestuosidad y enormidad, sino por su aserción estilística y por la belleza unitaria de la construcción. Aquella mole, que por sus dimensiones puede competir con otras edificaciones famosas como el Vaticano y El Palacio Real de Caserta, el Valentino y El Escorial, si es encuadrada con sus rectilíneos bordes, con sus poderosos y rítmicos desnudos sobre una superficie que abarca una circunvalación de alrededor de una vuelta y media más grande que la que ocupa el Palacio de Justicia en Roma. Y acaeció en los años siguientes a la ascensión fascista previa a la víspera de los tormentosos conflictos que conmovieron al mundo de hoy. El austero epígrafe Justiniano que como único elemento decorativo esculpido sobre la cúspide del Palacio, definitorio del deber alusivo a una justicia humana conforme al elevado espíritu del Derecho romano y fascista.
[...]
La minúscula estancia donde el joven Galli comienza sus prácticas no disiente en esencia demasiado de la atmósfera imperial, aunque ha sido deteriorada por el lastre de los años. Y su miseria adquiere un tono gris cobrizo. Muebles, armarios, taburetes, sillas, percheros, reflejan más la desolación de un cuerpo de guardia que la sacralidad de un lugar donde reside un magistrado. Carece de cualquier vestigio de afinidad con el Derecho romano y fascista en aquel edificio de oficinas gogolianas. No obstante, no se siente incómodo Guido Galli, enardecido por la pasión que despierta en su ánimo la labor que desarrolla. No abandonará durante decenios aquel bloque marmóreo por el cual se halla encarcelado al centro de la ciudad de Milán, incluso aunque su muerte aconteciera en el interior de algún barco. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com