El debut de la piba (fragmento)Roberto Cayol

El debut de la piba (fragmento)

"CIGORRAGA: ¡Parece mentira!
VENANCIO: ¡Qué tranco! Esta se cré que el Rial de Madrí es un remate 'e feria.
CATALINA: [Temerosa, a VENANCIO, terminado el número.] ¿Qué tal el paseo?
VENANCIO: Sos un Rambullé con premio. ¡Piantáte del tatersal!
[CATALINA sale por izquierda para aparecer enseguida con un traje adecuado a la canción. Saldrá a medio prenderse.]
CIGORRAGA: [A CATALINA.] ¡Rápido el cambio!
VENANCIO: ¿Qué viene ahora?
CIGORRAGA: "Porque me se da la gana", tonadilla típica rantifusa. [VENANCIO toma un cartel que colocará en sitio visible, y aparece CATALINA, a medio prenderse, con un traje de percal muy sencillo, y el cabello sobre los ojos.]
Música.
CATALINA: [Canta.]
VENANCIO: ¡Vaya un modo de cantar!
CIGORRAGA: ¿Y ésta es la estrella?
VENANCIO: ¡Esto es una pandorga indecente!
CATALINA: Yo no lo puedo hacer mejor Yo pongo toda mi voluntá.
VENANCIO: [Zamarreándola.] Es que la vas a poner aunque no quieras. Ahora vamos a pasar "La mazamorrera", y como no la cantés como se debe, te podés ir despidiendo de las narices [VENANCIO coloca el cartel.]
Música.
CATALINA. [Canta.] Hablado.
VENANCIO: [Furioso.] ¡Basta, basta!
VIUDO: No la tratés así.
VENANCIO: ¡Qué dirá Cigorraga!
CIGORRAGA: Yo que vía decir, hermano.
CATALINA: [Rebelándose y quitándose algún adorno.] ¡Últimamente, que diga lo que quiera! ¡Ya me harté!
VENANCIO, CIGORRAGA, CARMONA: ¿Cómo?
CIGORRAGA: ¿Se rebela?
CATALINA: ¡Sí! ¡Basta de farsa! [A VENANCIO.] ¿Qué te proponés de mí? ¿Cres que soy una máquina de ganar dinero? ¡Yo no voy a España ni a ninguna parte!
VENANCIO: ¿Ehh?
CATALINA: ¡Sí, a ninguna parte!
CIGORRAGA: [Sorprendidísimo, a VENANCIO.] ¿Que no va a España? ¿Pero, no la oyes? ¿Y te dejás gritar como un lirili?
VIUDO: [A CIGORRAGA.] Calláte, no seas ranfañoso
CATALINA: [Con odio.] Esto no es vivir ¡No puedo aguantarte más!
VENANCIO: Mirá, rajá de mi vista porque no quiero perderme y te estoy viendo flotar en los lagos de Palermo
CATALINA: ¡No, pegáme! Que vean tus amigos que sos valiente, si ya una vez me metiste ese anillo en un ojo y anduve tres meses con tus iniciales ¡Si sos muy guapo!
CIGORRAGA: [A VENANCIO.] ¿Y te dejás gritar? ¿Y no le acomodás un sosegáte?
VENANCIO: [A CATALINA.] ¿Te callarás de una vez? [A tiempo que se lo dice le tira una biaba, pero VIUDO le contiene el brazo.]
VIUDO: ¡Quieto, bárbaro!
CIGORRAGA: [Con rabia a VIUDO.] ¿Por qué te metés en lo que no te importa?
VIUDO: [Violento.] ¡Porque me se da la gana!
VENANCIO: [A CATALINA, ciego de ira mientras lo tienen CARMONA y VIUDO.] ¡Fuera de aquí! ¡Arreglá tus pilchas y que no te vea más la cara!
CATALINA: [Con dolorosa sorpresa.] ¿ Cómo? ¿Que deje esta casa? ¿Que me vaya de aquí después que te he sacrificado todo?
VENANCIO: ¡Sí, fuera! ¡Pero pronto, ahora mismo! "



El Poder de la Palabra
epdlp.com