Compendio de la historia universal (fragmento)Cesare Cantù

Compendio de la historia universal (fragmento)

"Con el poderío de los obispos, creció el de los papas. Si estos intervenían antes como jueces o árbitros en los grandes intereses de Oriente, más pudieron intervenir desde el momento en que fueron príncipes, en medio de los muchos príncipes que se habían repartido el imperio de Carlomagno. Se consolidó el primado papal mandando legados pontificios con amplios poderes, o nombrando algunos para puestos fijos, como el arzobispo de Pisa por la Córcega, y el de Canterbury por la Inglaterra. Los metropolitanos no se consideraban investidos de la jurisdicción hasta haber recibido de Roma el palio. Las dispensas fueron reservadas a Roma, como las apelaciones de los fallos de los metropolitanos, y la decisión sobre algunos delitos de eclesiásticos. Los conventos procuraban también sustraerse a la autoridad de los obispos, para someterse a la pontificia.
Por todos estos medios se había aumentado la autoridad de los papas, y este aumento fue confirmado por las Decretales, código surgido a mediados del siglo IX, y atribuido a Isidoro Mercator, que contenía cincuenta y nueve decretales de los treinta primeros pontífices; después otros treinta y cinco de los papas desde Silvestre hasta Gregorio; y por último, actas de concilios. Más tarde fueron juzgadas como una impostura, encaminada a fortalecer la primacía papal; es de creer que son una compilación mal hecha de actos, unos verdaderos y otros falsos, o alterados y puestos en forma de decretos, y que no querían introducir un derecho nuevo, sino atestiguar el entonces vigente.
Tanto poderío en los obispos y en los papas, si bien agradaba al pueblo, disgustaba a los reyes, quienes, apelando al derecho feudal, pretendían que los eclesiásticos les prestasen homenaje, y les sometiesen la confirmación de sus bienes y jurisdicciones. Por consiguiente conferían beneficios y dignidades a cortesanos y a parientes, por títulos muy ajenos al mérito y a la virtud. Esto dio origen a una inmensa corrupción del clero, atestiguada por los principales santos de aquella época y por los concilios. Reinaban el lujo, la corrupción y el escándalo en el seno del santuario; se negociaba con los cargos sagrados; y los curas, que excitaban sus apetitos libidinosos con el vino y los alimentos, no querían privarse de mujeres. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com