Gramática viva (fragmento), de Ciudades muertas Monteiro Lobato

Gramática viva (fragmento), de Ciudades muertas

"La miscelánea de los mencionados preliminares se cernió sobre el rostro del reverendo como una nube plena de nostalgia que ensombrecía su faz. La expresión de sus ojos irradiaba la semblanza de una triste melancolía mientras su pipa de ébano trazaba volutas con ternura viciosa.
[...]
El reverendo tendió a mostrarse menos hermético, probablemente a causa de aquella vieja pipa que despertaba en él el rédito de la añoranza. ¿Qué sentido tenía privarse del encuentro con aquel amigo de tantos años atrás durante su actual estancia? Era ante todo una persona educada y cabal. No sería correcto por su parte causar tan mala impresión a aquel hombre a causa de sus raras manías. Pensaba para sí que más que un plebeyo se había convertido en una especie de proxeneta.
Tendía a reconocerlo...
Ignoraba si permanecería tres o cuatro días debiendo asumir aquella abstención forzada, sintiendo en su boca aquel desapacible desaliento que no obstante teñía su ser de una lúdica y amarillenta diversión... un tanto dolorosa...
Sorbió con deleite una nueva bocanada macilenta. Tragó. Seguidamente, recostó su cabeza en el respaldo, manteniendo los ojos entrecerrados, la boca semi abierta, dejándose envolver gustosamente por aquel olor a incienso. Cosas buenas de la vida. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com