Un asunto privado (fragmento)Beppe Fenoglio

Un asunto privado (fragmento)

"Gilera se encogió de hombros y se puso a mirar la cuesta. En ese momento, paró el chaparrón.
Iván se puso otra vez a pensar, fumando deprisa para apurar el pitillo antes de que se le deshiciera entre los dedos. «No sé qué le ha podido pasar, qué ha visto o sentido en esa casa de ricos. Quién sabe qué le habrá dicho esa vieja».
Arrojó la colilla y se rascó muy fuerte, con insistencia, la cabeza por encima de las orejas. «¡Ese vejestorio! ¿Qué se le habrá ocurrido decirle? Bien podía dejarlo correr, teniendo en cuenta el momento que estamos pasando. Quién sabe qué le habrá dicho. De entrada se diría que hay una chica por medio», pero se rió para sí, de incredulidad y de desprecio. «Sí, justo el momento y el lugar para perder la cabeza por una chica. Un partisano serio como Milton. ¡Mujeres! ¡Ahora! Dan ganas de reír. Da asco y pena. De todas formas, seguro que era algo de la vida pasada, y volver a esas cosas hace más daño que otra cosa. Con la vida y el oficio que tenemos es muy fácil entrar en crisis. Las cosas de antes para después, ¡para después!».
-El viento -anunció Gilera, tranquilo, ya apaciguado.
-Sí -dijo Iván con una especie de gratitud en la voz, y se acurrucó en el banco con los brazos cruzados y las manos en los omóplatos.
Soplaba desde Alba, amplio, bajo, tenso.
Luego estaba aquel otro hecho más grave, pensaba Iván, el puente minado de San Rocco. ¿Acaso Milton no había estado a punto de cruzarlo, de tan trastornado como estaba? Hasta las plantas y las piedras sabían que estaba minado. Poco antes de entrar en el poblado, Iván se había alejado de Milton un centenar de metros y lo había perdido de vista por culpa de un terraplén transversal. De pronto y por pura casualidad sintió aprensión pensando en el puente y entonces, a pesar de que el dolor del bazo parecía atravesarle la piel, Iván había acelerado en la cuesta arriba y había llegado a lo alto del terraplén justo a tiempo de ver cómo bajaba Milton hacia el puente con el paso implacable y ciego de un autómata. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com