El león ciego (fragmento)Ernesto Herrera

El león ciego (fragmento)

"Gumersindo.- ¡No faltaba más, canejo! ¡Nada menos que mi lanza!... ¡No faltaba más!
Machito.- Fue pa jugar nomás...
Gumersindo.- ¡Pa jugar! ¿Y usté se ha creído, amiguito que las lanzas se hicieron pa juguete e moco sos? Cuidadito que me la güelva a tocar, me ha oído? ¡Cuidadito!
Goya.- ¿Qué, que le ha hecho, viejo?
Gumersindo.- ¿Qué me hizo? ¡Nada! ¡Figúrate vos! Agarrar mi lanza pa juguete e gurises! ¡Figúrate vos! ¡Era lo único que me faltaba, canejo!
Goya.- ¡Pero qué muchacho bandido, mire si cae y se lastima!... ¡Sinvergüenza! ¡Yo le voy a enseñar! (En actitud de castigarle.)
Gumersindo.- ¿Por qué se puede lastimar, no? !Nada más que porque se puede lastimar! Está güeno (Transición.) Vaya mijito, póngala donde estaba y no la toque más, ¿sabe? Esto no es pa juguete. Cuando usté sea hombre... En fin cuando vos llegués a ser hombre ya no habrá quedau en esta tierra ni quién sepa contarte lo que jué una lanza. Andá. Ponela áy donde estaba nomás. Jué perra!...
(Machito toma la lanza, la pone en ristre dirigiéndose hacia el rancho de la derecha como para lancear a alguien y se mete en el rancho. Gumersindo avanza caminando como con miedo de tropezar, hasta dar con la silla, donde se sienta rezongando.)
Goya.- ¡Pero viejito!
Gumersindo.- ¡Salí, salí!
Goya.- ¿Pero por qué, viejo?
Gumersindo.- ¿Por qué? Mirá vos, mi lanza! Un arma que jué el lujo del finau tata; que hace más de cien años que no sabe lo que es andar al ñudo! En mano e gurises, pa juguete, como un palo e´escoba! Un arma que si supiera hablar, te podía contar de punta a punta toda la historia de este país! En fin, como ha de ser. (Pausa.) Y Julián dónde anda, ché?
Goya.-Yo no sé; salió recién. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com