Potpourri (fragmento)Eugenio Cambaceres

Potpourri (fragmento)

"Decididamente, me dije, "l'idea é bella, e il peccato se halla lejos de ser grosso".
Puedo comer tranquilo sin que insecto alguno turbe mi digestión, ni me roa absolutamente nada.
¿Por qué, muerto Juan María Gutiérrez, Pedro Goyena es el causeur más agradable del país?
Voy a revelar a Vds. el secreto.
En cualquiera parte donde Goyena esté, hace lo que la temperatura: se equilibra según el grado de calor intelectual que encuentra, estudia a su público, lo cala, le toma el peso, busca la dominante y afina su órgano al diapasón común.
De ahí que no desentone jamás y que dado su talento que sucede a los hombres como los diamantes a las mujeres, por el brillo, fuera de cuyo requisito el procedimiento no pasaría de un grosero truco de bastidores, su voz cautive como la de la sirena, sin encerrar, bien entendido, otro peligro que el de quedarse uno boquiabierto al escucharlo, ni caer en otro abismo que el del olvido de su tiempo, sacando el reloj a las cuatro, en la creencia de que son las dos y habiendo tenido que apestillar a un deudor recalcitrante a las tres.
Conversa del pasaje de Venus entre sabios o del Apolo del Belvedere y la Virgen de la Silla entre artistas, tan a sus anchas como habla de la cosa pública en los círculos políticos, de compras y ventas entre comerciantes, o de vacas y ovejas entre estancieros. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com