El poeta (fragmento)José Mármol

El poeta (fragmento)

"Dolores. ¡Desgraciada! Pero al cabo Carlos no puede ofrecerte ni su mano, ni tu suerte.
María. Su corazón es mi esclavo. ¿Para qué mayor fortuna?
Dolores. No, María, las mujeres tenemos crueles deberes que respetar, y ninguna puede separarse de ellos, sin exponer su decoro, que forma el solo tesoro de nuestros años más bellos. La sociedad no pregunta lo que hay en los corazones, mira sólo las acciones, y su dedo nos apunta. Carlos es joven, sensible, lleno de honor y talento, y lleno de amor violento, de pasión irresistible: pero es pobre y desgraciado cual nadie en la sociedad, y por eso en su orfandad de todos vive olvidado. Su cabeza se respeta porque es bella y luminosa, pero al fin, no es otra cosa que un desdichado poeta.
María. ¡Lo sé!
Dolores. ¿Carlos algún día te comunicó su estado?
María. Sí.
Dolores. Y pobre y abandonado, ¿qué te ha ofrecido, María?
María. Su corazón ya era mío, su mano dentro de un año: y de doblez ni de engaño en su labio desconfío.
Dolores. Pero antes de conocerle no recuerdas que tu mano la dio tu padre...
María. Y en vano hoy no puedo obedecerle. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com