El asesinato de Álvarez (fragmento)Eduardo Gutiérrez

El asesinato de Álvarez (fragmento)

"El viernes, durante el día y bajo el pretexto de consultarle unos negocios, estuvo Marcet con Álvarez en la tienda, de donde salieron juntos á paseo, y al teatro más tarde.
Al día siguiente cuando vino Arriaga, Álvarez lo hizo subir á su cuarto para que le indicara donde pondría el piano.
Estando allí, llegó otro de los corredores de Álvarez, que le llevaba unas trescientas onzas de oro, provenientes también de letras vencidas que acababa de cobrar.
Álvarez no las quiso contar, para atender lo que le decía su amigo, guardándolas en un baúl donde había otras talegas y rollos de billetes, cuya vista hizo palidecer á Arriaga, que pensó que pronto aquella suma pasaría á su poder.
Alzaga y Marcet, pasaron aquel día del sábado haciendo todos los preparativos para la noche.
El caballo de la volanta estaba mancado y era necesario proporcionarse otro á toda costa.
Marcet mandó llamar á D. Dionisio Magallanes, dueño de una caballeriza, á quien pidió un caballo de alquiler para aquella tarde.
Magallanes ofreció el caballo solicitado, y á la tarde se presentó en su busca al negrillo Pablo, sirviente de Marcet.
El mismo Marcet lo aderezó y lo ató á la calesa, yéndose con Alzaga á dar un paseo, para dejar una constancia de aquel paseo, si era necesario.
Poco después se juntaban con Arriaga, quien les dio la preciosa noticia del contenido del baúl.
¡Soberbio! dijeron todos -el trabajo que tengamos va á estar bien compensado.
Marcet, durante el paseo y durante la merienda que hicieron juntos, tuvo la precaución de hacer beber á sus amigos gran cantidad de vino.
Así pensaba que estarían más decididos y que no podrían darse clara cuenta de lo que hacían. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com