Vida de una mujer amorosa (fragmento)Ihara Saikaku

Vida de una mujer amorosa (fragmento)

"Mi señora estaba totalmente avergonzada, y yo también sentía mucha pena. Así, entré a su servicio privado y le ayudé a guardar las apariencias.
Mas, a medida que pasaba el tiempo, empezó a sentir celos de mi melena, abundante y negra. Finalmente, me ordenó cortarme el pelo. Aunque era algo humillante, la obedecí. Pero no fue suficiente. Luego me mandó arrancarlo por encima de mi frente. Ante aquella crueldad, le rogué que me separara de su servicio, a lo cual ella se negó rotundamente. Por el contrario, se volvió cruel y me atormentaba día y noche.
Mi cuerpo se extenuaba mientras crecía en mí un profundo rencor. Empecé a preparar hábilmente mi venganza. Tenía que lograr, de alguna manera, que el secreto de mi patrona fuera descubierto por su esposo. Para lograr mi propósito, adiestré al gato, que era la mascota preferida de la casa, para que todas las noches las pasara sujeto a mis cabellos. Al final venía todas las tardes a acurrucarse en mi hombro.
Un melancólico día de lluvia, el amo accedió de buena gana a mezclarse con las mujeres. Desde temprano nos acompañó al koto con su mujer. En cierto momento, tomé al gato y, sin dudarlo ni un instante, lo arrojé sobre mi señora. El gato se aferró al cabello de ella; el tocado, su horquilla y su soporte de madera se derrumbaron, y así se desvanecieron cinco años de amor. Mi patrona, que no era ya la hermosa mujer que había pretendido ser, se precipitó a su habitación a esconderse entre sus ropas de seda. Después de ello, su personalidad se desgarró. Pasó algún tiempo alejada de su marido, hasta que con algún pretexto se marchó de vuelta a su tierra natal. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com