Noticias secretas de América (fragmento)Antonio de Ulloa

Noticias secretas de América (fragmento)

"Luego que los navíos de la armada llegan á algún puerto de Chile, se da carne fresca á las tripulaciones; y como su baratura es tanta que aun comprada ya de tercera mano no cuesta un novillo más de cuatro pesos, no se da la carne por ración, sino se matan cada día dos o tres reses para cada navío según la tripulación que tiene, y se les deja comer dos o tres comidas de carne á discreción, dándoles la ración de bizcocho, pero no se les reparte menestra.
Aunque en Chile hay escasez de tocino y aceite, suple su mucha abundancia de grasa, y se le da á la tripulación ración de esta especie para componer la menestra, y entonces toman diariamente ración de carne salada.
En los bizcochos que se hacen en Chile para el servicio de los navíos de guerra, hay un abuso en que se perjudica mucho la Real Hacienda, el cual consiste en haberse establecido que el bizcocho para el servicio de los navíos de guerra lo hagan entre los particulares del vecindario pagándoseles a cuatro pesos cada quintal, no obstante que la fanega de trigo, del que llaman allí blanquillo por ser de la mejor calidad, no cuesta más de cinco a seis reales, y pesa seis arrobas y seis libras. Así pues se ve el exceso á que venden el bizcocho, y más cuando la leña, ni los jornales para trabajarlo, no son subidos. Para remediar este desorden convendría disponer que cuando vayan navíos de guerra á hacer campaña en aquellas costas, que lleven un panadero y que tomando un horno arrendado por el tiempo que fuere necesario, ó fabricándolo por cuenta del Rey, para servirse de él cuando fuere necesario, se haga en él todo el bizcocho que fuese menester. Por este medio saldría por un costo tan moderado, que no llegaría ni aun á la mitad del que hoy tiene con mermas y todo; pero sería preciso que los que manejasen esta fábrica lo hiciesen con toda fidelidad, porque faltando ésta, sería aun más costoso que el comprado ahora al alto precio de cuatro pesos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com