Zoraya (fragmento)Daniel Samper Ortega

Zoraya (fragmento)

"Cristianas viejas somos, y no tenemos tratos con duendes ni demonios. Las palabras silbaban en su desdentada boca, mientras su torpe mano pretendía cerrar la portezuela. Pero el virrey alargó hasta ella un patacón de oro y los cerrojos de la puerta rechinaron.
[...]
Un rubor estelar tiñe el borde de las más leves orquídeas; se hace cruel el verde oscuro que se acendra en las frondas de las encinas; cimbran de lujuria las varas, cual si oyesen reír al Amor en las cavernas de los troncos; martirizados se retuercen los bejucos.
[...]
Y cuandoquiera que supuso adorara una mujer, le había sucedido lo que a su remoto tío al abad de Arbas con Zoraya, la hilandera de la leyenda salmantina: al alcanzarla, la ilusión se le deshacía entre los brazos; cada una, maravillosa cuando deseada, era vulgar y atediante después. Su anhelo de amor no se sació jamás. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com