La gran conquista de ultramar (fragmento)Pascual de Gayangos

La gran conquista de ultramar (fragmento)

"En esto, aquellos que eran en la hueste non se daban espacio al hacer sus engeños cada uno como mejor podía; que el duque Gudufre é el duque de Normandía é el conde de Flandes tenían de su parte al noble é al muy honrado Gaston de Bearn, á quien habían rogado ellos que tomase sobre sí las labores de los engeños, é él fizo´o, é él los facía labrar muy bien é mucho ahína. Los otros ricos hombres aderezaban sus gentes para que buscasen vigas para hacer zarzos para coberturas é barreras á los engeños, é para levar las grandes vigas é la otra madera á la hueste; é hacían cobrir los engeños de los cueros de las bestias que morían, porque no les ficiese mal el luego. E estos tres ricos hombres que habéis oído punaban mucho, en la parte de setentrión, en cómo ficiesen bien su hacienda; é desde la torre del Caño fasta la puerta de Occidente trabajaban Tranquer é los otros caballeros que hí posaban cómo fuese la ciudad muy bien cercada de su parte, é de la parte de mediodía estaba el conde de Tolosa con su gente, porque era el más rico, é por eso había más maestros, que los genueses todos se fueron para él; é habían entre sí un caudillo que era muy buen maestro, é había nombre Guillén Eschuán, é aquel les facía muy gran ayuda, porque sabía bien acuciar á los obreros é dar recabdo á las obras; e así se ocupaban todos los de la hueste en aquella labor de los engeños, que ante de un mes hubieron acabado todo lo que habían de facer para aquel fecho, é hubieron su acuerdo en cómo fuesen otro día á combatir la ciudad; mas porque el conde de Tolosa é Tranquer estaban mal juntos, porque tenían queja el uno del otro, é su gente se querían mal, los otros ricos hombres, por el amonestamiento de los perlados que eran hí con ellos, ficiéronles hacer par á todos, é perdonáronse las quejas que se habían unos á otros, porque fuesen todos de un corazón para aquel fecho, é decían que cuando fuesen todos de un acuerdo é hobiesen paz, que los enderezaría la merced de Nuestro Señor Dios sus haciendas; é si muriesen, serían más seguros de sus almas, que les perdonaría Dios sus pecados. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com