El haya de los judíos (fragmento)Annette von Droste-Hülshoff

El haya de los judíos (fragmento)

"Pasaron cuatro años; fue en octubre, durante aquel benigno otoño de 1760, que llenó todos los graneros de trigo y todos los sótanos de vino; había prodigado sus riquezas también en ese rincón del país, y se veían más borrachos y se oía hablar de más riñas y tonterías que nunca. En todas partes había diversiones; el lunes de los zapateros se hizo costumbre y todo aquel que disponía de unos pocos táleros pretendía hallar una mujer que lo acompañara en la comida de ese día y en el hambre del siguiente. Fue entonces cuando hubo en la aldea unas bodas grandes y solemnes, donde los invitados podían esperar más que un violín desafinado, una copa de aguardiente y el buen humor traído por ellos mismos. Desde temprano todos estaban activos; delante de todas las puertas se aireaban las vestimentas y la villa de B parecía durante el día entero una ropavejería. Como se esperaba a mucha gente de afuera, todos querían mantener en alto el honor del pueblo.
Eran las siete de la tarde y las cosas sucedían a toda marcha; había júbilo y carcajadas por doquier, los cuartos bajos rebosaban de figuras azules, rojas y amarillas en forma tal que era como para ahogarse, a semejanza de lo que pasa en los corrales de prendas donde está recluida una manada demasiado numerosa. En la era bailaban, es decir, quien había conquistado dos pies de espacio seguía dando vueltas y trataba de sustituir con gritos la falta de movimientos. La orquesta era brillante: el primer violín predominaba en su carácter de artista reconocido, el segundo y un gran contrabajo de tres cuerdas eran tocados por aficionados ad libtum, había aguardiente y café en abundancia, todos los invitados nadaban en sudor; en fin, era una fiesta deliciosa. Federico se pavoneaba como un gallo, vestía un nuevo saco de color celeste y hacía valer sus derechos como primer galán. Cuando llegó la familia del castellano, estaba sentado detrás del contrabajo y tocaba la cuerda más grave con gran fuerza y mucho donaire. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com