PascuaAdélia Prado

Pascua

"Vejez es un modo de sentir frío que me asalta y una cierta acidez.
El enrollarse de un perro cuando la casa se apaga y las personas se acuestan.
Divido el día en tres partes: la primera para mirar retratos,
la segunda para mirar espejos, la última y mayor para llorar.
Yo, que fui rubia y lírica, no estoy pictórica.
Pido a Dios, en auxilio de mi flaqueza, abrevie esos días
y me conceda un rostro de vieja madre cansada, de abuela buena, no me importa.
Aspiro a esto con impaciencia y dolor.
Porque siempre hay quien diga en medio de mi alegría:
"¿ponte el abrigo?", "¿tienes valor?", "por qué no te pones anteojos?".
Igual que la rosa sequísima y su perfume de polvo,
quiero lo que de ese modo es dulce, lo que de mí diga: así es.
Para dejar de temer y posar para un retrato,
recibir de regalo una poesía en pergamino. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com