La locura de Almayer (fragmento)Joseph Conrad

La locura de Almayer (fragmento)

"La sensación de su extraña soledad invadió repentinamente su ánimo, y en aquel insólito silencio anheló oír aun el desagradable sonido de la voz de su mujer interrumpiendo la opresiva calma que parecía a su atemorizada imaginación pronosticar el acaecimiento de alguna nueva desgracia. “¿Qué ha ocurrido?” exclamó casi en alta voz, encaminándose sobresaltado, con sus zapatillas en chancleta, a la balaustrada de la galería. “¿Está todo el mundo dormido, o muerto?”
Sin embargo, la gente de la casa estaba viva y bien despierta. Estaba despierta casi desde el amanecer, cuando Mahmat Banjer, en un ataque de inaudita energía, se levantó y, cogiendo su hacha, saltó por encima de las dormidas formas de sus dos mujeres y fue tiritando hacia el borde del agua para asegurarse de que la nueva casa que estaba construyendo no había sido llevada por el río durante la noche.
La estaba construyendo Mahmat sobre una gran balsa, y la había amarrado con seguridad precisamente en la pantanosa punta de tierra formada por la confluencia de las dos ramas o brazos del Pantai, de modo que estuviese fuera de la ruta de los troncos que no dejarían de encallar en aquel punto durante la riada. Caminó Mahmat a través de las húmedas hierbas, maldiciendo las duras necesidades de la vida que le sacaban del tibio lecho para meterle en el frío de la mañana. Pudo comprobar que su casa estaba aún allí y se congratuló de su previsión en haberla sacado de los brazos del río, porque la creciente luz le mostró una verdadera ruina de troncos de árboles arrastrados en confuso montón, medio encallados en el aplanado y fangoso escollo, y entremezclados por sus ramas en deforme balsa, chocando unos con otros en continuo vaivén y oprimiéndose todos juntos en el remolino producido por el encuentro de las corrientes de los dos brazos del río. Mahmat se llegó al borde del agua para examinar los amarres de su casa, cuando ya el sol empezaba a iluminar los árboles de la opuesta orilla del río. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com