El mayordomo miope (fragmento)Javier Tomeo

El mayordomo miope (fragmento)

"Puestos a elegir, nosotros preferiríamos que se convirtiesen en gorilas. Los gorilas son bastante ordenados en cuestiones de sexo y sus hembras necesitan una larga gestación de ocho meses para alumbrar una sola cría.
La verdad es que apenas podía tomarme en serio todo lo que estaba diciéndome. Estableció una pausa, oí como frotaba varias veces una cerilla en el raspador de la caja y supuse que se disponía a encender un nuevo cigarro, pero en aquella ocasión no hice nada por eludir el impacto del humo. Estimulado por el vino, que circulaba deliciosamente por mis venas, abrí los ojos, hinché el pecho y alcé la frente, disponiéndome a recibir heroicamente el blando y asfixiante abrazo de la nicotina. Debió de sospechar entonces que había bebido más de la cuenta, pero no hizo ningún comentario al respecto. Prolongó todavía su silencio durante algunos instantes y por fin le oí carraspear, preparándose para reanudar la plática.
—Nos preocupa el crecimiento vegetativo de los cabileños, eso es todo —me dijo luego, justificando sus últimas palabras—. Durante los últimos dos años la población de esta ciudad (me refiero, claro está, a la ciudad que se extiende a este lado de la empalizada) se mantuvo prácticamente estable. La de los cabileños, por el contrario, aumentó en un catorce por ciento. Nos asusta la facilidad con que se reproducen. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com