Tono-Bungay (fragmento)H. G. Wells

Tono-Bungay (fragmento)

"Marion llevó un blanco atavío de novia, de seda blanca y satén, que no le iba, que la hacía parecer más gruesa y extraña para mí; eliminaba curvas y resaltaba contornos poco familiares. Pasó por todo aquel extraño ritual de una boda inglesa con una gravedad sacramental que yo era aún demasiado joven y egoísta como para comprender. Todo era extraordinariamente esencial e importante para ella; para mí, no era más que una ofensiva, complicada y desconcertante intrusión de un mundo que yo estaba empezando ya a criticar muy amargamente. ¿Para qué servía toda aquella agitación? ¡Un simple e indecente anuncio de que yo había estado apasionadamente enamorado de Marion! Pienso, de todos modos, que Marion era tan solo muy remotamente consciente de mi sofocante exasperación al haber tenido que comportarme finalmente «como correspondía». A fin de cuentas había bordado mi papel; llevaba una levita admirablemente cortada, una nueva chistera, unos pantalones tan claros como era capaz de resistir —más claros, de hecho—, un chaleco blanco, una corbata clara, unos guantes claros. Marion, viéndome desalentado, emprendió su truco habitual de susurrarme que lucía maravilloso; yo sabía sin embargo demasiado bien que no lucía como yo mismo. Tenía el aspecto del suplemento especial a color del Men’s Wear o de The Tailor and Cutter, Traje Completo Para Ocasiones Ceremoniales. Incluso tenía la desconcertante sensación de un cuello poco familiar. Me sentía perdido… en un cuerpo extraño, y cuando me miré a mí mismo para tranquilizarme, el recto y blanco abdomen, las extrañas piernas, confirmaron esa impresión. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com