Gora (fragmento)Rabindranath Tagore

Gora (fragmento)

"Desde la azotea de la casa de Paresh Babu se celebraban animados cambios de impresiones con las azoteas de las casas vecinas, a cargo de sus más jóvenes moradoras. Existía, sin embargo, un obstáculo que impedía que las hijas de Paresh Babu llegaran a intimar con las otras muchachas, y era el que, a pesar de ser ya tan mayores, no estuvieran casadas, circunstancia que excitaba la sorpresa y la curiosidad de las vecinas. En realidad, ésta era la causa por la que Lolita rehuía aquellas conversaciones.
Labonya, por el contrario, era la más entusiasta mantenedora de aquellos coloquios, pues sentía infinita curiosidad por las vidas ajenas. Por las tardes subía a peinarse a la azotea e intercambiar con sus vecinas toda clase de noticias y comentarios por vía aérea.
Por ello, Lolita encomendó a Labonya la tarea de reclutar alumnas para su escuela, y, cuando la idea corrió de tejado en tejado, las muchachas mostraron gran entusiasmo. Entretanto, Lolita empezó a preparar la planta baja de la casa de Sucharita, barriendo, fregando y decorando con gran afán.
Pero la clase permanecía vacía. Los cabezas de familia se mostraron furiosos ante aquel intento de atraer a sus hijas con engaño a una casa brahmo, so pretexto de darles clase. Incluso creyeron un deber prohibir a sus hijas dirigir la palabra a las muchachas de Paresh Babu, por lo que no sólo se vieron privadas de sus cotilleos en la azotea sino que tuvieron que oír bastantes cosas acerca de sus amigas, y no precisamente cumplidos. La pobre Labonya, cuando, por las tardes, subía a la azotea, peine en mano, encontraba las azoteas vecinas pobladas de personas mayores, sin rastro de gente joven ni de los cordiales saludos que podía recibir. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com