El juego de la pasión (fragmento)Jerzy Kosinski

El juego de la pasión (fragmento)

"A veces, galopando sobre el musgo seco de Arizona o Nevada, en el fantasmal espacio que se extendía ante él, surgía el esqueleto de un viejo pueblo minero, una reliquia producto de un súbito esplendor y una no menos súbita decadencia. La torre de una iglesia se elevaba hacia el cielo impasible; se veía rodeado por carcasas de edificios abandonados desde mucho tiempo atrás. A lo lejos se escuchaba el aullido de un coyote cuyo penetrante sonido espantaba a sus caballos. Embelesado por la inmensidad de esos dominios, corría con sus jacas por el infinito desierto, cruzando entre los blanquecinos jardines de bórax, saltando los surcos plateados que atraviesan los campos de sal, refrescando sus caballos sudorosos en el tibio verdor de los pantanos, tronchando las jaulas vacías de artemisa que volaban sobre desnudos murallones de barro.
Allí, en esa extensión ardiente, en ese paisaje de fuego, de luz y espacio tan puros y radiantes como un cubo de metal o un fragmento de gema tan transparente que no podría reflejarlo ningún charco de lluvia, Fabian se sentía como la consciencia de la naturaleza. Sin su presencia y su admiración, el mundo natural permanecería oculto, desconocido, encerrado en sí mismo, como la iridiscencia de una galaxia cuya fuente de luz permanece escondida.
Los estantes en las paredes de su reducida sala se hallaban atestados de libros. Cuando durante sus viajes se topaba con una gran librería, cosa rara en provincias y mucho más escasas que la vida silvestre —pues su mantención era protegida por la ley—, se dedicaba a rebuscar en mostradores y estanterías durante horas. Tenía que ser muy exigente, pues en su casa rodante el espacio era muy limitado y para dar cabida a un nuevo libro debía sacrificar alguno ya leído, cediéndolo a alguna biblioteca comunitaria que se topara en el camino.
Lo que seleccionaba en la librería y que luego llevaba a su casa rodante tenía que ofrecer un paisaje aún no explorado por su imaginación y no conocido anteriormente. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com