Estrómboli (fragmento)Jon Bilbao

Estrómboli (fragmento)

"Cuando ya estaban tan cerca de Estrómboli que tenían que alzar la cabeza para mirar la cima del volcán, sonó el móvil de Xabier. Verónica lo vio mirar la pantalla y guardarlo sin contestar. En tierra ella habría adivinado si la llamada era del trabajo o de su mujer. En el primer caso, Xabier no habría tenido inconveniente en responder. Si hubiera sido su mujer, habría ignorado la llamada, esperando hasta encontrarse a solas para devolverla. No bastaba con que Verónica guardara silencio ni con que él se apartara decenas de metros, como si aun así su mujer, desde el chalet de Getxo, pudiera percibir la proximidad de Verónica. En cualquier caso, en la lancha el ruido habría sido difícil de explicar. Xabier había dicho, tanto en casa como en el trabajo, que iba a Roma a reunirse con unos posibles inversores.
Minutos después el patrón aminoraba el régimen al acercarse al puerto de San Vincenzo. El blanco de las casas y el verde de los jardines destacaban contra el paisaje ceniciento. La ladera del volcán comenzaba en la misma orilla. El pueblo, arracimado junto al agua, tenía un aspecto frágil y efímero, como el de un hormiguero al borde de un camino, susceptible de ser destruido por cualquier pie despistado. Xabier meneó la cabeza por la irresponsabilidad de los isleños; vivir allí era como jugar a una ruleta rusa geológica.
El puerto consistía en nada más que un embarcadero de hormigón que se adentraba en el agua. El patrón recordó a sus pasajeros que zarparían de regreso a Lípari a las diez de la noche. Tendrían tiempo de visitar el pueblo, comer algo y subir al volcán. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com