En el trineo de Schopenhauer (fragmento)Yasmina Reza

En el trineo de Schopenhauer (fragmento)

"A menudo me digo doctora, los rosales viejos son más bonitos que los nuevos, son más tupidos, están más cuajados de flores, los colores son más vivos, los buenos vinos también mejoran al envejecer, el viejo rosal ha debido luchar para sobrevivir, ha sufrido avatares y eso lo hace hermoso, quizá un día piense eres vieja, ya no necesitas nada, solo necesitas un gato, flores, albahaca, puedes vivir en un monasterio en Grecia con un pope y albahaca, en Hossegor acompañé a mi madre a comprarse un sombrero, le echó el ojo a uno amarillo pálido con una flor en medio, con un velo transparente que apenas la protege, a mi madre, que era tan guapa, las cosas ya no le quedan bien, mi madre me dijo que creía que estaba bien pero que no estaba segura por las gafas de sol, le dije quítate las gafas, mamá, no puedes ver nada dentro de la tienda con las gafas puestas, sí, pero si me quito las gafas no veré qué aspecto tiene el conjunto, en la playa llevaré el sombrero y las gafas, tenía calor pero estaba contenta, quería que yo también estuviese contenta, me esforcé por estar contenta, al salir me preguntó si parecía una americana, le dije que parecía una americana chic, ah, chic, pues mejor, en la playa de Hossegor la observé sentada en su sillón plegable, una mujer pequeña y encorvada con sus gafas y su sombrero, un poco gruesa, mirando al mar, contenta por las olas, contenta por el tiempo, una visión tan corriente en una playa estival, por qué se me encoge el corazón tan violentamente. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com