Comentario sobre la verdadera y la falsa religión (fragmento) Huldrych Zwinglio

Comentario sobre la verdadera y la falsa religión (fragmento)

"Gran cosa es gobernar; pero también es cosa peligrosa.
Quienes gobiernan deben ser bienhechores, pero no ofensivos, ni opresores ni esquilmadores.
Odia el vicio, pero no odies al hombre vicioso.
(…)
Oh, gran Dios: Concede a tu humilde pueblo buenos pastores y predicadores de la Palabra. Así, los príncipes y sus súbditos conocerán tu voluntad. Así, la convivencia desagradable desaparecerá, y tu nombre será santificado y alabado en todo el mundo.
Conserva y fortalece a los gobernantes que creen en tu Palabra para que se opongan a los malvados anti-cristianos. Ilumina a los incrédulos, a fin de que te reconozcan y se conozcan a sí mismos. Transforma el corazón tiránico de ciertos gobernantes y concédeles una mente y un corazón temeroso de Ti, de modo que sean amables y compasivos.
Más si, pese a todo, consientes su altanería, advertiremos, entonces, que quieres castigarnos juntamente con ellos.
Si así es, concede a tus creyentes la gracia de proseguir confiando firmemente en tu Palabra. Porque aunque hayamos de padecer, nadie puede dañar al alma si permanece en la fe. Y tu Palabra siempre saldrá triunfante, aunque no dejará también de sufrir.
Concédenos, Señor, que se rompan las correas del yugo con que nos oprimen y muéstrate Tú con tu Palabra como el único vencedor. Amén. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com