The Great Victorian Collection (fragmento)Brian Moore

The Great Victorian Collection (fragmento)

"Cierta confusión se cernió sobre el ánimo de Anthony Maloney cuando su mirada se tendió sobre la Gran Colección Victoriana. ¿Podría decirse que primeramente había avistado aquel muestrario en las lindes de su propio onirismo? ¿O por el contrario él mismo había creado todo aquel repertorio toda vez que se había despertado y se había asomado a la ventana de su dormitorio? No, no había sido víctima de los delirios de un sueño; él había creado todas aquellas cosas y las había visibilizado para que todos pudieran admirarlas. Todo sucedió de repente, cuando Anthony Maloney se despertó un día en Carmel, Estados Unidos de América, miró por la vetusta ventanilla de su hotel y advirtió, estupefacto, que su sueño de la noche anterior había adquirido los visos de la fehaciente realidad. Un vasto mercado al aire libre se extendía frente a él, enseñoreando aquel entorno con el boato de la más exquisita de las colecciones victorianas.
[...]
¿Cómo podría seguir viviendo al desamparado arbitrio de un conjunto de inmóviles estatuas? Un hombre debe estar acompañado por una mujer real. ¿Cómo podría alguien emplear su tiempo deambulando por los pasillos de un museo, noche tras noche, soñando siempre el mismo sueño? Después de seis meses, de transcurrido un año, ya no sería con toda certeza capaz de posar su mirada errabunda sobre todo eso. Y llegaría a odiarlo todo. No cabría el más mínimo vestigio de concebir una vida real para él, ningún tipo de vida aparte de la delectación de la Colección.
[...]
He terminado por descubrir que las formas narrativas -el thriller y las crónicas de grandes viajes- ostentan un gran poder. Son, por así decirlo, «el estómago en el que se digiere la ficción», pero esto es más bien propio de los escritores de segunda categoría, porque en el caso de los más excelsos el autor es introducido en la propia novela y en el corpus que conforma la noveau-roman. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com