La novela y el pueblo (fragmento)Ralph Fox

La novela y el pueblo (fragmento)

"En Inglaterra el desarrollo de la novela sufrió un súbito receso en torno a la mitad del siglo XVIII, semejando que el genio del país, el cual había florecido tan prolífica y naturalmente en la nueva forma épica, tratara de hallar de algún modo otras vías. Efectivamente, el sentimentalismo de Goldsmith y el romanticismo artificial de Walpole aminoraban dolorosamente los logros atribuidos a Smollett, Fielding y Sterne. La pasión por la vida que afloraba en la nueva burguesía buscaba su natural expresión en el movimiento religioso iniciado por John Wesley, mientras que la aristocracia sometida al yugo del comercio posó su mirada en la intelectualidad francesa o en las felicidades morales que prometían los rapsodas del fin de siglo. Gran parte de nuestro genio nacional se esparció, afortunadamente por todo el país, entre los políticos durante el convulso período de la Revolución Americana y después de la misma.
¿Qué había sucedido? La primera mitad de la centuria había deparado un movimiento literario únicamente aventajado en nuestra historia por los elizabethianos y, seguidamente, la segunda mitad trajo el estancamiento y el declive. Al comienzo del siglo dieciochesco no cupo temor a la hora de examinar al hombre tal como lo había creado la nueva sociedad burguesa, aunque esta sociedad no siempre hubiera estado particularmente satisfecha con los avatares de su criatura y, de hecho, los poetas, satíricos y novelistas habían grabado fielmente su semblanza, solapada ahora por un innato temor hacia el hombre venidero, al que casi habían llegado a odiar. La faz de un ser cruel, alegre, lujurioso, en pugna con la vida, de una criatura pecaminosa que necesitara el lenitivo de la salvación. ¿Dónde hallar el recóndito secreto de este crepúsculo de la gracia? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com