Gracias por la propina (fragmento)Ferrán Torrent

Gracias por la propina (fragmento)

"Ignoro si velaba nuestra ausencia o si tenía la costumbre de levantarse con las primeras luces del día. Lo cierto es que lo encontramos en el mismo lugar donde lo habíamos dejado ya no recordaba cuándo. Después, nosotros subíamos a las habitaciones de la cambra mientras él barría la calle u ordenaba la casa.
Los sábados a media mañana, Carraca venía a despertar a Tomás. Tenían que ir a Cullera, donde la empresa SOVAL tenía el almacén principal. La presencia de Tomás era imprescindible, ya que Carraca no figuraba como representante y no podía cobrar las comisiones semanales. El salario dependía de los porcentajes de las ventas efectuadas, y ellos eran los responsables de los impagados, que cada trimestre la empresa les descontaba de las correspondientes comisiones. Había, pues, que vigilar la carpeta de morosos, pero Tomás era un poco inconstante para cobrar si la reticencia del cliente le forzaba a un esfuerzo suplementario. «Toda piedra hace pared», le decía Tomás a un Carraca partidario de vender menos pero con más seguridad.
Pepín y yo bajamos de las habitaciones hacia las dos de la tarde y encontramos a Carraca y a Tomás bebiendo unas cervezas bajo el porche del patio, con el abuelo, mientras Ramonet cocinaba un all i pebre a leña y los gatos se comían los desperdicios de las anguilas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com