La señorita Mackenzie (fragmento)Anthony Trollope

La señorita Mackenzie (fragmento)

"No había más que dos sillas en la habitación, sin contar aquella en la que se encontraba instalado el hombre sentado ante la mesa, y fueron ocupadas por John Ball y su prima. Ella tomó asiento y se armó de paciencia, indiferente a la demora e indiferente a la fealdad polvorienta de todo cuanto la rodeaba, tal y como suelen hacer las mujeres en situaciones semejantes. Él, estimando en gran medida su propia agenda, y en cierto modo molesto al verse emplazado a esperar, tomó asiento con la barbilla apoyada sobre el paraguas situado entre sus piernas y, al hacerlo, permitió que su mirada deambulase entre los nombres escritos sobre las cajas. Nada había en ninguno de aquellos situados en las estanterías que llamase su atención. Ahí se encontraba el marqués de B***, y sir C.D***, además de la condesa viuda de E***. Al observar esto, especuló moderadamente con la idea de que quizás el señor Slow exponía las cajas de sus clientes aristócratas para demostrar cuán bien le iba en el mundo. A continuación su mirada se apartó de la estantería y bajó hasta posarse sobre la caja que yacía en el suelo. Ahí, en esa caja, leyó el nombre de Walter Mackenzie.
No se sintió sorprendido, puesto que de inmediato se dijo que esos documentos habían sido examinados en referencia al mismo asunto que había llevado a su prima hasta allí aquel día; pero súbitamente se le ocurrió que Margaret le había dado a entender que el señor Slow desconocía que se iba a producir esta visita. Dio un paso hacia ella, pasando, por tanto, por encima de todos esos papeles, y se lo preguntó susurrándole al oído. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com