Vida de Guy de Maupassant (fragmento)Paul Morand

Vida de Guy de Maupassant (fragmento)

"Físicamente Maupassant es bajo, o al menos de estatura mediana, parece bajo, pues tiene la cabeza grande y el busto un poco largo («Está mejor sentado que de pie», nos dice una admiradora), con una musculatura de atleta, tan desarrollada que cierto día un luchador lo tomó por un colega. Bajo el sombrero de copa, «unos abundantes cabellos, bien peinados, ligeramente rizados, dice su amigo Leon Fontaine, una nariz fina de perro de caza que olfatea y husmea, el bigote castaño emergiendo encima de unos sensuales labios, el mentón corto de los enérgicos» y unos magníficos ojos topacio tostado (los párpados desgraciadamente enrojecidos), la mirada acariciadora, la boca rosada y golosa. A pesar de su reserva, tiene aspecto de decirse: «Soy joven, bien plantado, amo y soy amado, mi país me estima; ¿qué más puedo pedir?» No se da lástima más que con las mujeres. «Un típico físico del segundo Imperio, observa Abel Hermant en un penetrante estudio (tan penetrante, tan clarividente que el editor renuncia a publicarlo con las obras completas de Maupassant que éste debía prologar), hombros cuadrados, cuello hundido en los hombros, gestos de luchador o de albañil, un modo de llevar la cabeza hacia adelante en el que se lee decisión e iniciativa, aspecto de morirse súbitamente tras haber vivido íntegramente durante tiempo.» (El Renacimiento latino, marzo de 1904). Cuida su forma de vestir. Se dice, en los contubernios literarios, que su sastre le ha sido recomendado por Bourget. En todo caso es ese mismo sastre quien recomienda a Tassart. Todas las noches viste con traje, con guantes blancos, una moda que no sobreviviría a la siguiente guerra. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com