Eutidemo (fragmento) Platón

Eutidemo (fragmento)

"Pero, Dionisodoro, tú hablas por hablar, por el placer de una paradoja, ¿o en verdad crees que no hay ningún hombre ignorante?
¡Y bien, refútame!, contestó.
Pero, ¿cómo puede ser posible la refutación, según lo que sostienes, si ninguno se engaña?
No es posible —interrumpió Eutidemo.
Ni pedía ahora yo una refutación —dijo Dionisodoro.
¿Y quién podría pedir lo que no es? ¿Tú podrías?
Ah..., Eutidemo —dije—, estas sutilezas, aunque estén bien presentadas, yo ya no las comprendo en forma adecuada, sino que las capto, así, burdamente. Y ahora tal vez haré una pregunta demasiado vulgar, pero tú perdóname. Dime: si no es posible engañarse, ni pensar lo falso, ni ser ignorante, ¿tampoco existe la posibilidad de equivocarse cuando se hace algo? Al realizar una acción no es posible equivocarse en lo que se hace. ¿No habéis dicho eso vosotros?
Por supuesto -dijo.
Y he aquí, entonces —agregué—, mi pregunta vulgar: si no nos equivocamos ni al actuar, ni al hablar ni al pensar, vosotros dos, ¡por Zeus!, si así son las cosas, ¿qué nos habéis venido a enseñar? ¿No afirmabais hace poco que erais capaces de enseñar la virtud mejor que nadie al que quisiera aprenderla?
Pero Sócrates —intervino Dionisodoro tomando la palabra—, ¿chocheas tú hasta el punto de recordar ahora lo que dijimos al comienzo y tal vez si he dicho algo el año pasado ahora lo recordarías, y, en cambio, no sabes qué hacer con los argumentos que usamos en este momento?
Porque esos argumentos son muy difíciles —dije—, y es natural que así sean: ¡proceden de hombres doctos! Tanto es así, además, que resulta dificilísimo sacar algún provecho de lo último que has dicho. ¿Qué quieres decir, Dionisodoro, con la expresión «no saber qué hacer»? Es evidente que dices que no puedo refutarlos, ¿no es cierto? Porque dime: ¿qué otra cosa puede significar la expresión «no sé qué hacer con estos argumentos»?
De lo que tú dices, sin embargo, no sería difícil sacar provecho —respondió—. Así que, contéstame.
Primero tú, Dionisodoro —repliqué. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com